lunes, 18 de julio de 2011

¿Pero cómo? ¿Cómo c--ño llegué hasta aquí?

Amig@s blogger@s, no sé cómo he llegado hasta este punto.

Literalmente me desplomo al llegar a casa... me caigo y soy incapaz de levantar un músculo sin que me chirrie el cuerpo.

No hago una vida demasiado sedentaria, aunque sinceramente no sé si en este término cabe el muy sedentario, poco sedentario y nada sedentario, o si simplemente se es o no se es activo...

De vez en cuando hago deporte, me voy con mi pequeñajo en bicicleta o camino por el pueblo... no es mucho, pero algo es algo... Aunque me temo que no es suficiente. Mi cuerpo se queja y ¡mucho! Me pide que me relaje un poco, que no le de estos subidones de adrenalina, que no le meta tanto estres laboral en vena, me pide que respete sus tiempos, que le deje dormir lo que debe, que lo alimente mejor, que sea cuidadosa con él y que le mueva.

Como no lo he hecho, pues ahora me hace boicot y eso es lo que sucede, cuando llego a casa... me caigo, me desmorono y no puedo.

Así que, estoy pensando en un PROGRAMA DE ACTIVACIÓN que va a ir en torno a dos grandes ejes: ALIMENTACIÓN y DEPORTE... sé que después de esto, la parte mental mejorará bastante.

Ya empecé a comer mejor y a dormir más...

En cuanto empiece a mover más el músculo, os cuento los efectos... y ya voy notando algo... ya voy por el camino...

5 comentarios:

Paula dijo...

¡Ay! Así me siento yo últimamente. Supongo que el verano con las caídas de tensión que conlleva no ayuda demasiado.
Explícanos el plan que me lo apunto.

Ciudadana C dijo...

Holaaaaaaaaaaa, bienvenida... :) siempre es un placer recibir caras nuevas ;)
Pues el plan básico es: dormir más, comer bien y hacer algo de ejercicio... lo de sonreir más y ser cada día un poco más feliz vendrá tambié poco a poco.

Arantxa dijo...

Ciudadana, está claro que el cuerpo a veces dice hasta aquí hemos llegado. Y no habla por hablar. Dormir ocho horas es fundamental, lo de la alimentación sana también, y el ejercicio segrega endorfinas. Con media hora de bici estática basta, no es cuestión de matarse en el gimnasio. Pero también es importante encarar las dificultades de la vida con serenidad y fortaleza.
Muchas gracias por tu comentario a mi post, has captado la esencia y también veo que sufres "agotamiento materno" a veces. No soy tan rara pues. Un beso

Papalobo dijo...

Yo lo tengo claro. Comer bien y dormir...¿dormir? ¿Qué co... era dormir? jajajaja

Holiday dijo...

Hace cinco años yo me sentía igual que tú,y en curso de jazz-lo mío es todo así-conocí a otra cantante que además de eso era nutricionista la tía...menuda tela!!
Pos me fui a su conculta y me hizo una dieta que en dos meses,comiendo más y mejor -me puso como una moto,no veas,la vida cambió para mejor,recuperé el sueño y la energía.
No te lo tomes a coña lo de la alimentación,tía,parece que no es importante pero es casi todo...un besazoooo!!!!!!!!!!