miércoles, 14 de marzo de 2012

El miedo y la culpabilidad.

No sé si todos estáis al tanto de mi situación laboral y aún sabiéndome privilegiada porque tengo no uno, sino dos trabajos a media jornada cada uno, no dejo de sentirme oprimida por la situación económica que está hundiendo Europa (y parte del extranjero). 
Vivo con la pesada losa y constante sensación de que, de repente mi vida laboral cambie, la empresa quiebre, mis alumnos no vengan al programa que imparto, mi salud se resquebraje, el embarazo se complique y me despidan

... Y esos días en los que el trabajo me carga hasta el punto de querer dejarlo todo, me siento culpable porque ENCIMA que tengo ocupación, me QUEJO...

¿Sabéis? El lunes hizo un día maravilloso, un sol espléndido acompañado de una fresca brisa que me despejó las tensiones tan pronto cayó sobre mi... y me sentí culpable porque NO PUEDO PENSAR QUE UN DÍA ASÍ ES MARAVILLOSO, no lo es, un día maravilloso es un día de lluvia, de esa lluvia que tanto necesitamos y que no llega.

Después llegué a casa... delicia y dulce hogar, y me viene a la cabeza toda esa gente que ha perdido el suyo, que no tendrá la oportunidad de retomar su vida en el punto en el que todo empezó a perderse. Y culpable, triste por saberme especial y afortunada mientras el temporal arrasa vidas y destroza proyectos.

Me cuesta dormir por las noches, me puede la incertidumbre de una situación que me sobrepasa.
Y pienso que lo peor de todo es vivir con este miedo a que todo vaya a peor, un miedo que nos han inyectado aquéllos que se supone que quieren lo mejor para nosotros.

6 comentarios:

Isa JMoya dijo...

Te entiendo perfectamente, CC. Y creo que no podemos dejarnos vencer ni por el miedo ni por la culpa al intentar ser felices... Hay que ir a por todas y la felicidad es el objetivo... ¡no lo perdamos de vista!

Superwoman dijo...

Te comprendo perfectamente... y cada vez estoy mas convencida de que hay que tirar para alante y hacerlo cada dia lo mejor que podamos, que la angustia nos viene de pensar en el largo plazo demasiado.
Un supersaludo

Holiday Mist dijo...

Pues mira,yo cuando estoy hasta las narices y cansada lo digo y en voz alta: no me consiento ni un rato sentirme culpable por estar CANSADA DE TANTO TRABAJAR,coño,que ya está bien...¿¿ahora es pecado expresarse o qué??
Y esto,mi querida amiga,es perfectamente compatible con que te joda la situación actual.
Como si compaginar dos trabajos a media jornada,una casa,un nene,otra en camino...(y encima vivendo en Madrid..que queda todo a tomar por saco...brrr!!!!) no fuese como para desear que lluevaaaaaa!!!!
Pues siiiii,basta ya de miedos!!!!!!
p.s Creo que voy a escribir un post sobre esto...me ha vuelto la musa .
:)

Ciudadana C dijo...

Ey! esas son mis chicas! Isa, tienes razón, la felicidad es el objetivo, aunque haya días que parezca que ésta también está en crisis... SW, a veces, entre tanta maraña de emociones, acabo enredada en cómo afrontaré el futuro, cuando en realidad lo que tengo que hacer es vivir el día a día... My dear Rose, si este entrada te ha servido para que tu musa despierte un pelín... ya me doy por satisfecha por hoy... ya sabes que es un placer para mis pupilas y me cerebro encontrarte en esa Voca/Boca.

Chelo dijo...

Yo también te entiendo. A veces hay que quejarse de lo propio porque sí, porque toca, porque lo sentimos y porque es sano. Y eso, aunque lo ajeno esté mucho peor que lo nuestro. No es que seamos insensibles o egoístas, es que somos humanos... Dicho lo cual, confesaré que yo también padezco algunos de los sentimientos de miedo y culpa que describes y no me gusta, pero me pasa.
Ser feliz y que los míos lo sean a veces parece un camino complicado y no ver que hay detrás de la siguiente curva lo hace aún más difícil, pero aprovechemos el momento y mañana ya veremos qué pasa.

Bueno, y ahora lo importante ¿Cómo lo llevas¿ ¿Cómo te encentras?

Ciudadana C dijo...

Hola Chelo ;)
Estoy bien, la nena va creciendo que es lo que le toca hacer y yo bien. La verdad es que tengo pensado escribir alguna entrada sobre ésto, que un embarazo no tiene nada que ver con otro y éste me está dando pie a contar mis achaquillos de embarazada, como por ejemplo: ciática... un dos tres, responda otra vez :) Besitos.