lunes, 9 de enero de 2006

NO USO RELOJ

Pero estoy pensando muy seriamente usarlo.
Para los que viven en Madrid será menos traumático retomar el ritmo vertiginoso de la capital tras el parón navideño, pero yo, después de dos semanas de vacaciones y viajar hoy mismo desde el extrarradio al centro para ir a trabajar y llegar diez minutos tarde, tengo que decir prematuramente que YA NO PUEDO MÁS.

No quiero despotricar más de la cuenta, porque he notado cierta amabilidad en los rostros de los usuarios del metro y reconozco que hoy, por primera vez en mucho tiempo, nadie me ha empujado hacia adentro al llegar a mi destino cuando yo en realidad lo quería era salir... todo un mérito.

2 comentarios:

Melisa dijo...

Años llevo yo sin reloj de pulsera, pero eso de que no llevemos reloj... igual que yo niña tienes siempre el móvil, un PC delante, el coche...

Los tiempos cambian, los relojes también :)

GEMMA dijo...

Los relojes que hay a mi alrededor siempre están adelantados 10 minutos para así evitar llegar tarde a los sitios, aún así, siempre ocurre algo inesperado para que el tiempo acabe llevándome la delantera.
Hasta mi reloj biológico se me adelanta más de la cuenta!!!