martes, 22 de septiembre de 2009

¿NIÑOS ACCIDENTABLES O PADRES IRRESPONSABLES?

El fin de semana pasado me vi de nuevo metiéndome en el coche, por la noche y de camino a urgencias pediátricas porque mi hijo se había dado un golpe en la cabeza y se había hecho una herida bastante profunda. La situación fue la siguiente, estábamos en el campo, con toda la familia cenando y cuando digo toda, me refiero a unas 20 personas y 6 niños (entre ellos mi hijo), durante la cena su padre y yo nos turnábamos para vigilar a nuestro hijo desde la sombra, eso sí, no fuese que le cortásemos el "rollo" juego con sus primos por nuestra sobreprotección.
Después, mientras recogíamos la mesa, me dispuse a fregar mientras mi marido seguía recogiendo y delegamos la responsabilidad de "vigilancia" al abuelo que se prestó encantado a hacer carreras con los peques por el patio. De pronto, oí un grito que me llamaba, salí despavorida dejando los platos cubiertos de jabón y ví al peque sangrando. La sangre le resbalaba por la frente y la mejilla izquierda. En ese momento pensé "esa sangre no es la suya" ya ves tú, lo que hace el cerebro para negar la realidad.
Me acerqué, tomé en brazos al peque, le llevé al baño, me lavé las manos y le limpié la herida con agua y jabón. Pude apreciar una pequeña herida, muy profunda que no dejaba de sangrar.
En ese momento, me acordé de lo que escribió en una entrada de su blog "Diario de una mamá pediatra" y que os dejo
aquí.
En el intervalo de 4 meses mi hijo ha tenido dos golpes importantes, uno el que le supuso 6 puntos de sutura encima de la ceja y otro éste, al menos, eso me pareció al observar la herida. En el coche, de camino al hospital me sentía fatal, me preguntaba a mi misma qué estaba haciendo mal para vernos en esta situación de nuevo, yendo a urgencias con el niño por tener una importante herida ... ¿era producto de una casualidad o fruto de haber dejado al cargo de otro adulto a mi hijo?...
Nos atendió la pediatra de urgencias y le comenté cómo se había producido el golpe, lo cierto es que había sido de un modo realmente tonto, ya que el peque, después de correr, se había apoyado en la pared para descansar, dejó caer la cabeza sobre un tubo de metal, una arista sobresalía del tubo y se le clavó en el cuero cabelludo produciéndole un corte superficial pero con cierta profundidad en el centro... le añadí a mi explicación "al final, va a ser un niño accidentable" y la pediatra me respondió "no te preocupes, que tu hijo se caiga porque juega, salta o corre sólo significa que es un niño sano. No te sientas mal por eso".
Sus palabras fueron como un bálsamo a mi conciencia de madre, al menos eso era lo que necesitaba oir en esos momentos.
Cuando me ocurren estas cosas con mi hijo, cosas que se escapan de mi control, cosas que creo que debía haber previsto, me siento realmente mal o quizá el miedo se apodera de mi por un momento. Por un instante soy más consciente que nunca de nuestra vulnerabilidad, aún peor, siento que mi hijo solo por el hecho de vivir está expuesto a situaciones que le pueden hacer daño... Ser consciente de eso, aunque sea de un modo puntual, es duro.
Afortunadamente ya pasó: El peque con su pequeña herida casi curada (sin puntos) y nosotros asumiendo nuestro papel de padres e intentado disfrutar de él siempre, sin pensar mucho en los miedos, esos que le atenazan a uno cuando sabe que el ser que más quiere en este mundo es un ser humano, tan fuerte o tan débil como nosotros.

8 comentarios:

Superwoman dijo...

Pobrete mío... Que se accidenten es parte de los gajes del oficio. Lo raro sería que no lo hicieran. Lo que tenemos que hacer nosotros, los padres, es conseguir que el accidente no tenga más importancia de la que tienen esos dos o tres puntitos de sutura.
Un superbeso

Diario de una mamá pediatra dijo...

Estoy de acuerdo con lo que te dijo la pediatra....los niños se caen, se golpean, se accidentan. No podemos evitar algunas de las cosas que les pasan porque sinó habría que tenerlos en una burbuja...Me he sentido un poco culpable por hacerte sentir culpable....aunque el post que escribí trataba dos accidentes graves (ahogamiento en piscina y atropello de coche), que no tienen nada que ver con un golpe con mala suerte que acaba en sutura. De hecho muchas de las suturas que hacemos es debida a golpes de lo más tonto...
Eso no quita que haya que hacer como hicísteis durante todo el tiempo: no quitar el ojo de encima (y a la vez dejando hacer, qué difícil equilibrio...)
Un saludo!!

lobo dijo...

Opino lo mismo que el resto. Es más, creo que los "accidentes" y los niños van unidos de la mano, en algunos casos hasta la jubilación más o menos.

Es cierto, como decía mi madre, "que si te estuvieras quieto no pasaría nada", pero eso era muy aburrido.

Una vez oí que a los niños, se les puede proteger de muchas cosas, menos de ellos mismos. Hagas lo que hagas, alguna liarán. Aunque supongo que cuando el mio me "lie" la primera, me olvidaré de todo lo que he leído y no podré evitar pensar como tú.

Un saludo y espero que el peque este ya corriendo de nuevo y a ti que se te haya pasado el susto.

Ciudadana Coja dijo...

La verdad es que el susto pasó, aunque es cierto cada pensamiento que trasmito en la entrada. Por cierto Mamá pediatra, siento que te hayas sentido mal por hacerme sentir culpable... no era mi intención... pero no te sientas ni un poquito responsable ya que es un defecto de fábrica el hecho de recapacitar demasiado sobre mi papel como madre... y tu entrada me hizo pensar en su momento hasta el punto de retomarla en una situación como la que os cuento.
A ver futuro papá Lobo, ya me contarás tus experiencias. Estamos deseando saberlas.

Rose dijo...

Ayyyyy!!!! probe Daniel el travieso ;)!! lo siento por el susto,mi niña,pero no machaques tu conciencia,al final hay cosas inevitables por las que tenemos que pasar ,sobre todo cuando nos exigimos hacerlo bien todo el rato y los hechos de este tipo nos hacen recordar nuestra vulnerabilidad y debilidad.
"Escuela de vida",que dice Brisa, esto le hará más precavido, sin duda,¡¡que ya es un paisanín de 4 años!!.
En cuanto a tí,tranquila,sé-sabemos todas- que eres una madre estupenda así que "relaja" al pequeño rabudo con tritón rojo sobre tu hombro...;)

Un besote!!

Mamareciente dijo...

Te entiendo perfectamente! Y es que esta situación y lo que cuentas sobre la forma en que te sientes, etc. es la típica que sólo puede entenderse realmente cuando se tiene un hijo.

Chelo dijo...

la verdad es que nos pegan unos sustos... pero como te han comentado los demás, es propio de esas edades, a mi me pasa como a ti, es inevitable sentirte un poco culpabre a veces... a veces pienso en lo que me queda, con adolescencia por delante... y me da pánico!!

LUCIA-M dijo...

Estoy de acuerdo con todos. Los niños tienen que jugar y siempre hay peligro cerca de ellos y más de pequeños. Yo tengo dos iguales y ya pase muchas veces por urgencias sobretodo con uno pero como me dijo el medico esto es lo que hay son sanos y son niños…
Me alegro que este ya bien y tu más tranquila.
Un beso.