jueves, 8 de octubre de 2009

VIVIR UN COLEGIO CON GANAS

Llevo a mi pequeñajo a un colegio público que trabaja sobre el libro la mayor parte del tiempo y que dependiendo de con quién des en el aula, así estarás de acuerdo o no con la educación que le dan a tu hijo. En este caso con su maestra estoy más que satisfecha.
Soy bastante crítica con el sistema educativo en España y vale, quizá sea mejor que otros sistemas educativos de otros países, pero también peor.
En qué me baso para decir que es peor o mejor, primero me baso en que la base de la educación en España es el marco legislativo en el que se apoya, estas Leyes Orgánicas que cambian según el viento político que las sople son tan endebles como los propios partidos políticos que las dictan.
Estas leyes vienen a ser básicamente de calidad lo que significa que es la escuela la que se adapta al alumno y no al revés y que además atienden a toda la diversidad. Los Reales Decretos, los Decretos, las Órdenes Ministeriales... y todo el sin fín de acuerdos y papeleos nos intentan convencer de que la educación llega a todos, con todos los recursos personales y materiales al 100 %, sin discriminación de ningún tipo para fortalecer de todas todas la autonomía, la empatía, la toma de decisiones personales y con criterio propio...
Para ser éste uno de sus pilares fundamentales, ya empezamos mal.
En el cole de mi hijo, trabajan sobre el libro desde la Educación Infantil, el libro es una medida estupenda para ver cuánto tiempo ha estado sentado un niño en la silla. Se trabaja fichas y fichas hasta decir basta, se trabaja con la pintura y el lápiz cosas que representan la realidad. Pero resulta que no todos los niños tienen el mismo nivel, ni entienden de la misma forma... pero da igual, tienen que hacer el libro, que para eso los papis nos hemos gastado los euros. Además, el niño, en estas etapas aprende manipulando, experimentando, observando, ¡qué clase de aprendizaje es dedicarse exclusivamente a rellenar, puntear, trazar, pegar gomets! eso es solo una pequeña parte de lo que es capaz de hacer un niño. ¿Qué hay de trabajar en grupo, de jugar con la arena, de conectar con el entorno, de manipular hojas, frutos, comida? eso no se suele hacer en el aula, eso se deja para las clases extraescolares o para casa.
Teniendo presente que la educación se establece fundamentalmente en nuestras casas, creo que el resto del tiempo que está en el cole debería ser igual de enriquecedor.
Hace poco oí hablar de un colegio, se llama Trabenco y está en un municipio del sur. Estuve informándome y ví, que según mi criterio, este es el tipo de colegio que querría para mi pequeñajo.
Este colegio comenzó gracias a la asociación de padres que reunieron el dinero suficiente para crearlo. Ahora es un colegio público.
Éstas son sus señas de identidad:

a- Libre expresión y creatividad
Pensamos que la libertad de opiniones y el debate constructivo deben presidir siempre las relaciones, propiciando así que el ambiente del colegio y el aula facilite la espontaneidad y la creatividad individual y colectiva, creando un clima afectivo y relajado indispensable para conseguir seguridad, confianza y aceptación de cualquier diferencia de orden social, cultural, lingüística o personal que pueda darse en el seno del grupo.
b- Actitud crítica
Entendemos que todos los alumn@s del centro, independientemente de limitaciones cognitivas o de otro tipo, deberían terminar su escolaridad teniendo una visión clara del mundo que les rodea y estar preparad@s para entenderlo, analizarlo críticamente y actuar de forma constructiva en cada contexto.
La observación, el análisis, el razonamiento, las opiniones libres, el establecimiento de conclusiones y la toma de decisiones serán instrumentos básicos para el desarrollo de esta actitud crítica.
c- Responsabilidad y solidaridad
En Trabenco priorizamos la educación en valores. Y el primer valor a trabajar cotidianamente es el de la libertad, porque su ejercicio nos ayudará a ser responsables y solidarios. Pensamos que nadie puede ser responsable si no es en un ambiente de libertad para actuar, para elegir entre distintas opciones, para hacer propuestas, para estudiar y profundizar sobre aquello que más nos motiva, para analizar y evaluar los avances. La responsabilidad individual y de grupo nos permite ser solidarios porque concebimos al otro con los mismos parámetros que nos concebimos a nosotros mism@s. Este es el principio de un compromiso social que este proyecto asume de manera decidida.
d- Valoración de la diversidad- Una escuela para tod@s
En nuestro entorno la diversidad cultural es un hecho, sobre todo si asumimos la cultura no sólo como un conjunto de creencias, valores, actitudes y normas que comparten un grupo socialmente identificado, sino también como todos los elementos que de manera activa o pasiva interaccionan en la existencia de un individuo desde el punto de vista del presente, el pasado y el futuro.
La diversidad supone hablar de igualdad de oportunidades, de toma de decisiones en torno a los valores y de las relaciones de dominación que imperan en los contextos en donde interactuamos las, naturalmente, personas diversas. Nuestra escuela quiere responder socialmente, a la complejidad y diversidad social (no puede aislarse), apostando por la cooperación, el respeto, la convivencia, la solidaridad, la libertad.
e- Aprender investigando
Los procedimientos de innovación y de investigación en el aula están presentes en nuestra escuela. Enseñar y aprender desde esta óptica supone asumir los principios constructivistas y, por tanto, priorizar metodologías que procuren la curiosidad, la búsqueda, el planteamiento de hipótesis, la reestructuración de lo aprendido, la autonomía, ... También supone, desde la labor del profesorado, investigar los problemas de la práctica del aula, reflexionando y avanzando en el desarrollo profesional.
f- Gestión democrática y participativa

Trabenco, coherente con su historia y su modelo educativo, es un centro que valora la gestión democrática y la participación de todos los miembros de la comunidad educativa como algo indispensable. Familias y profesorado comparten el proyecto y se responsabilizan, desde los distintos roles, de su desarrollo.


Y ésta, su web.

Y no es mi intención darle publicidad, como ya digo, mi peque está en otro colegio, pero sin duda alguna, mi criterio sobre la educación va más en la línea de un colegio para tod@s donde cada miembro de la comunidad educativa esté implicado y centrado en los mismos objetivos. Ya que somos todos responsables de la educación integral de nuestros hijos, de esta generación de pequeñajos y pequeñajas ¿no es mejor tener criterios aunados y que no generen incongruencias en un mismo individuo?



6 comentarios:

lobo dijo...

Hola.

La verdad es que pinta bastante bien.
Coincido contigo en las críticas hacia nuestro sistema educativo. Nunca he podido entender que cada poco se esté cambiando radicalmente el sistema de estudios, habiendo otro tipo de sistemas que han demostrado funcionar perfectamente (sistemas en los Paises Nórdicos forexampol). Entiendo que cada país sea diferente y que quizás tengamos que realizar algunos ajustes, pero tratándose de las futuras generaciones, no estaría de más empezar a preocuparse por los jóvenes que tendremos en el 2020 y no si nos van a traer las Olimpiadas.

Un saludo

Sarabi dijo...

¡Hola!
Te leo de vez en cuando pero esta es la primera vez que dejo un comentario. Sólo quería decir que también hay colegios públicos que no usan libro de texto y que trabajan por proyectos, adaptándose a los intereses del niño y respondiendo a sus preguntas e inquietudes. En mi experiencia, en los 5 centros en los que he trabajado, sólo en uno se usaba libro.
Un saludo!

Ciudadana Coja dijo...

Hola Sarabi, gracias por pasarte por aquí. Es verdad que gracias al trabajo por proyectos todos los alumnos pueden participar aportando lo que cada uno pueda dar. Tienes toda la razón, conozco algún colegio que trabaja así y se ven grandes proyectos y grandes resultados :)

Rose dijo...

Bufffff,peliagudo el tema.Mi niña tb va al cole público de mi barrio-bueno,en realidad hay dos y escogí éste precisamente porque en educación infantil no usan libro, entre otras cosas ,y son las profes las que se curran todo el material.Me lo habían recomendado las mamis guays de mis alumnos y encima me queda cerquita.
Mi hija aprende cantando,literalmente,los dias de la semana,que los parendió elaño pasado,sólo los sabe si canta la canción ycuando tiene que recoger canta una cancioncilla de protocolo, al igual que para salir en fila o colgar el abriguito.
Me gusta mucho su profe,pero me gusta muy poco el cole como cole de primaria pues los maestros son bastante mayores y han perdido las ganas de enseñar y la motivación(lo veo reflejado en mis alumnos-sus alumnos, al menos a los que comparto desde que monté mi chiringuito).
Nos planteramos cambiarla para entonces, pero nos da pena por ella.

Ciudadana Coja dijo...

Qué complicado es cuando una se pone a pensar en todo al detalle. Yo, por no ser extremista pienso, que al margen de todo lo que he contado, intento darle al peque las cosas que creo que no tratan en el cole y complementar en algo o apoyar las cosas que va aprendiendo allí y no me refiero solo a los contenidos. Afortunadamente, su maestra va por buen camino, según mi criterio y le da máxima prioridad a los afectos y emociones de los niños.
Un beso a los 3 ;)

Sunny dijo...

Hola
Creo que en todos los colegios va a haber profes con devoción y profes a rellenar sus horas de trabajo. Quizá por ésto o porque ya no soy madre reciente ya no pienso tanto en ello (y no es que deje de interesarme por los míos), mi hijo peqeño va a 5º y hasta ahora hemos tenido bastante suerte con sus profesores. Unos cojeaban de un "lao" y otros de otro, pero es que nadie es perfecto y, como tú dices, lo que no me parece bien trato de subsanarlo desde casa como buenamente puedo, que, aunque me ha costado tiempo, sudor y lágrimas convencerme de ello, yo tampoco soy perfecta.
Besinos