martes, 7 de septiembre de 2010

De música.

Apenas sé nada de él, ni siquiera me he molestado en saber su biografía.
Me gusta su voz desgarrada...
Cómo rompe cada silencio con los sonidos de su guitarra.
Ese aire entre sinvergüenza y rebelde.
Esa imagen de no ser de ningún sitio,
esa figura que bien se deja llevar,
o luchar contracorriente.
Aquí os dejo la canción que envuelve mis noches más tristes
y los días de infinita introspección.
Porque septiembre,
siempre fue para mi
un buen momento para replantearme muchas cosas.

5 comentarios:

Desperdigada dijo...

Mola, alguien más a quien escuchar esas noches que desperdicio en mi ventana fumando un cigarro ^^

Chelo dijo...

no lo conocía, la verdad, mola

beso!

Superwoman dijo...

No puedo escuchar, el "onio a oio"
Un supersaludo

LUCIA-M dijo...

Yo tampoco lo conocia pero me gusto.
Para mi tambien septiembre es algo asi.
Besos.

Castaña Pilonga dijo...

Yo también prefiero plantearme ciertas cosas en septiembre, mucho mejor que en enero.
Buen gusto, Albertucho es un gustazo.