miércoles, 28 de septiembre de 2011

Días tontos y exaltación de la amistad

Llevo bastantes días con una sensación de máximo agradecimiento a la vida en general y a la mía en particular.

Pudiera parecer una obviedad decir que me siento afortunada simplemente por tener la oportunidad de vivir plenamente mi vida, digo plenamente en su amplio sentido y esto significa en los momentos buenos y en los malos... porque momentos malos tengo, por supuesto.

Reconozco que hubo un tiempo en el que noté el fondo demasiado cerca y cuando conseguí sacar un poco la cabeza, me propuse firmemente ser capaz de obtener algún tipo de aprendizaje positivo cada día. Creo que lo estoy consiguiendo... y eso que yo no soy tan perseverante como me gustaría.

Aprendo mucho de la gente de mi alrededor, hoy por hoy considero que es un gran regalo estar rodeada de buena gente con la generosidad suficiente como para dejarte ver una pequeña parcela de su vida o incluso toda entera.

Aprendo también de las cosas sencillas, de los sentimientos a flor de piel, de la autenticidad, de la integridad, de los valores ...

Y aprendo que siempre se puede saber más y mejor.

No sé si es que estoy tontorrona, pero he de decir que sí, que siento mi vaso medio lleno y que según pasan los años, me siento más cómoda relativizando más y "dramatizando" menos.

¿Os pasa a vosotros? ¿será la edad?


Aprovecho esta entrada para dejaros con una canción que hace las delicias de mi hijo. Todo el día la tiene puesta y todo el día me la pide nada más llegar a casa. Parece mentira que justo una persona de dos generaciones anteriores a él (esto es, su abuela) nos pusiese a mi hermano y a mi el vinilo de Mocedades mientras se organizaba con la casa...

4 comentarios:

Superwoman dijo...

Es que esa cancion es mucha cancion. Yo estoy trabajando en sentirme feliz solo por estar viva. Me pasa algo extraño, de forma racional tengo claro lo afortunadisima que soy, pero es como si mi cuerpo y mi mente no pudieran sentirlo de igual manera. En fin, sigo ocupandome del tema.
Un supersaludo

Ciudadana C dijo...

Hola! pues te animo a seguir trabajando en ello, y ciertamente, la parte racional es fundamental... Hay ocasiones SW, en las que hay que intentar "ser conscientes" de lo bello que es vivir, pq con el percal que hay a nuestro alrededor, es fácil que se nos olvide.

Paula dijo...

Yo estoy llegando a la conclusión de que la felicidad es cuestión de actitud, pero también de aptitud. Porque me da la sensación de que la "educación para la felicidad" es una asignatura pendiente para la mayoría.
Todo lo relacionado con las emociones lo es.

Besos.

Chelo dijo...

A mis me funciona bastante bien relativizar, es un poco egoísta, pero funciona...