miércoles, 8 de julio de 2009

SE ABRE EL TELÓN



Parece que en estos tiempos que corren nos mola que todo se televise: muertes en directo, funerales en directo... nuestras ansias de espectáculo se alimentan con las lágrimas vertidas en las peleas en vivo, con el dolor de una pérdida insuperable, con la cara de un violador abucheado por las masas y la voz en off de la madre de la víctima o de la misma víctima violada, con el rumor de la sed justicia porque los delicuentes salen en libertad por ser menores de edad...

Nuestra sangre fluye a más velocidad al ver en pantalla cómo el resto está peor que nosotros y las penas brillan con los colores más brillantes del monitor si la gente está destrozada o sin ganas de vivir. La adrenalina se dispara si el humo de un incendio es más negro que el carbón o si los habitantes de los edificios saltan al vacío en un intento desesperado por salvarse.

Da igual si se trata de un niño al que han secuestrado y no ha aparecido nunca más, da igual si es ese anciano al que han abandonado en la gasolinera... Tiene que mascarse la tragedia y nos tienen que informar minuto a minuto de su desarrollo. Por encima de la esencia del ser humano, están las audiencias. Y da igual porque se televisará en pantalla grande a cualquiera, incluso a ese hombre al que su padre apalizaba de pequeño y se quedó anclado en una infancia y queriendo ser como "Jesucristo", según sus palabras, y por eso los niños se "acercaban" a él.

El espectáculo está servido, preparen las palomitas para el show más inagotable del mundo: las miserias del ser humano.

4 comentarios:

Rose dijo...

Precisamente de esto mismo acabo de tener una conversación con un amigo al que hace mucho que no veía....un día os escribiré sobre él, a cuento de mi vuelta de vacaciones y de haber estado tantos días sin ver la tele....(me enteré de la muerte de Michael Jackson a la vuelta)
Y a pesar del tono jocoso en el que hablo sobre ello en mi post,(y esto no es una disculpa) siempre he sentido lástima por él....vendido en vida, sin vida,subastado en muerte.

Adolfo Payés dijo...

Que gusto leerte me identifico tanto a tu escrito que el final es estupendo.. la miseria humana en directo..

Saludos fraternos con cariño
un abrazo
besos

Superwoman dijo...

Contenta estoy de tener tanto que hacer que tengo excusas para no verlo.
Un supersaludo

Cris dijo...

Bueno, en todo esto siempre hay dos partes interesadas... Si se hubiera deseado un funeral privado se tiene un funeral privado y punto. Si se televisan todas esas cosas es porque ambas partes estan de acuerdo, esa es mi opinión. Luego cada uno decide si ve o no ve. Lo que da mas pena son los menores que aún no tienen fuerza para decidir lo que quieren. Un beso guapa!