jueves, 28 de enero de 2010

Con cuatro cervezas y una botella de tequila...

Así era como él conseguía olvidarla. El alcohol amortiguaba la caída al vacío que había iniciado semanas atrás.

Cada mañana de resaca le hacía recordar que siempre había conseguido lo que quería y cada noche, el sabor a sal y limón aliviaba su herido ego.

No soportaba no tenerla y tampoco comprendía qué necesidad le impulsaba querer poseerla casi de un modo enfermizo. Desquiciado por no conseguir lo que sus ojos habían marcado como su propiedad, quería rasgarse el pecho para desprenderse de esa obsesión.

La primera vez que la vió subiendo las escaleras supo que algún día, no muy lejano, sus manos recorrerían esos muslos hasta hacer añicos su ropa interior. Apenas le bastó una mirada cruzada, de tan solo dos segundos, para notar cómo el deseo se colaba por sus pantalones.
..........

Ella salió a su hora del trabajo, de camino a casa había hecho la compra: una botella de buen vino y comida. Quería hacer una cena especial por su segundo aniversario. Estaba enamorada de su marido, hasta ya pensaban en tener hijos. Subía las escaleras cuando vió a su vecino salir de casa, sus miradas se cruzaron dos segundos apenas, suficientes para sentir un extraño y placentero pellizco a la altura del ombligo. Enseguida apartó la vista y sacudió la cabeza, sacudiendo también de ella esos confusos pensamientos que surgieron al verle... definitivamente no, ella no tenía necesidad de más ...

Cinco semanas después de ese roce de pupilas, su conciencia se desvanecía al compás de los vaivenes de una cama de hotel.

Siete semanas después, para ella fue suficiente y dejó de bailar al ritmo de otro cuerpo empapado en sudor.

Siete semanas y un día después, él se llevó a la boca el primer trago amargo del desamor.

Y hasta hoy...con la compañía de cuatro cervezas y una botella de tequila y de nuevo un cartel de "Se Vende" colgado de la ventana.

7 comentarios:

lobo dijo...

Muy bueno... y triste.

Un saludo Ciudadana

Ana dijo...

Me ha encantado... y me ha emocionado... Un placer leerte

Sunny dijo...

Me da pena él, pero lloro por ella, porque no sabe lo que quiere.(si es que lo he entendido bien)

Te noto muy sensible ultimamente,¿debemos preocuparnos?

Besinos,guapa.

Ciudadana Coja dijo...

Gracias a los 3. Es estimulante para mi inspiración notar que lo que escribo os llega.
Qué va Sunny, estoy bien, pero sinceramente me impantan las desgracias y no soy capaz de remontar el vuelo tan facilmente.
Como dices, estoy sensible, pero no es preocupante.
Mil besos.

Rose dijo...

Y aún con todo,ese se vende suena a borrón y cuenta nueva....siempre hay segundas partes,terceras...seamos optimistas.

(llega la primavera??)
Besote!!

Chelo dijo...

es triste si, pero como dice Rose, siempre queda esperanza..

muy bien escrito
un besote

Chelo dijo...

es triste si, pero como dice Rose, siempre queda esperanza..

muy bien escrito
un besote