lunes, 24 de diciembre de 2012

Noche de Paz

En fechas así, es inevitable hacer recuento del año que está a punto de finalizar.
Me recuerdo por estas fechas, el año pasado, en familia y recuerdo que al besar a todos los que me rodeaban, tras las campanadas, me sentí profundamente agradecida por tenerles en mi vida y tenerles sanos y casi siempre felices. Era un año el 2012 que prometía grandes momentos, entre ellos el nacimiento de mi hija.
Me gustan los números pares y quizá sea una tontería, pero estaba deseando iniciar el camino.
Como año, el 2012, la verdad, no puedo decir que haya sido el mejor. Hemos tenido que encajar golpes fuertes y lo cierto, es que mi familia no está pasando por sus mejores momentos.
Eso sí, me quedo con que mi niña preciosa, nació sana y sigue creciendo feliz. Ése ha sido mi gran regalo en este año, ése y por supuesto tener la oportunidad de seguir viendo a mi alrededor la gente a la que quiero.
Siguiendo con mi sinceridad, he de decir que efectivamente, no tengo derecho a sentirme desdichada, tengo dos hijos a los que adoro, mi vida, mi trabajo... no me siento con derecho a hundirme... Pero, sé que este año 2013 se las promete bien duro, sigue la lucha por la salud y por la economía que asfixia a los de mi alrededor.
Habrá que seguir siendo fuerte y no perder de vista el horizonte, mientras pisamos firmemente el suelo.
Os deseo de corazón, que podáis exprimir cada día de vuestras vidas (y por qué no, hoy, también).
Felices Fiestas y Felices momentos.

2 comentarios:

Holiday Mist dijo...

Ya he vuelto a equivocarme de perfil...quítalo please :)))

Te decía que no imaginaba un año mejor que el del nacimiento de un nuevo hijo...que se que vienen tiempos mejores,lo se!!!!! y que ánimo,fuerza y todo el amor del mundo...eso te sobra para tirar p´alante y seguir siendo fuerte!!!

Feliz noche con todos los tuyos,un abrazo enorme!!!!!!!!

Isa dijo...

Para mí este ha sido un año convulso... desde el nacimiento de mi hijo en 210, todos lo han sido: radical, con cambios profundos que hacen tambalear la patera en la que vamos subidos los míos y yo... aunque de momento, seguimos manteniéndonos a flote y de la mano, que en el fondo es lo importante.
Espero que 2013 traiga alguna alegría nueva y algo de estabilidad a nuestras vidas... A la tuya también, Ciudadana :-) ¡¡Ánimo y muchos besos!!