jueves, 4 de abril de 2013

Weird

Empiezo a sentirme rara. Y claro que no, una no se considera así encerrada entre cuatro paredes.
Mi rarunez viene de compararme con el resto o de que el resto me compare con otros.
En mis rutinas diarias, me siento rara cuando contemplo el rostro del contrario al confesar que bebo soja en vez de leche de vaca. Y que tomo cereales solubles y no café.
También tengo esa sensación cuando intento evitar comer tanta carne porque empieza a darme "cosa" tomarla.
Y eso lo puedo hacer extensivo a otras facetas de mi vida, por ejemplo cuando en el cuidado de mi niña comento que no uso "toallitas" para su higiene íntima, sino el agua fresquita del grifo. O cuando ven que siendo niña no lleva pendientes o incluso en ese momento que saco el pecho para darle de mamar con 9 meses. Cuando digo que duerme con nosotros o que no le he comprado ropa porque prefiero aprovechar lo que otros dejaron apenas sin usar.
Me siento un especímen de esos que viven en las aguas más profundas del océano, sinceramente.
Lo mismo cuando se trata de la educación de mi hijo cuando cuento que solemos ver películas con él de Berlanga o Buñuel. Cuando limito el uso de la nintendo a los sábados o que prepara el desayuno él solo y se ducha también solo desde que tenía 3 años...
No sé, creía que era más "normal". Aunque sinceramente, a estas alturas, ya no sé lo que es normal y lo que no.
Tampoco es que me importe mucho o llegue a perder el sueño por estas vicisitudes, pero sí reconozco que a veces me sorprendo a mi misma recapacitando sobre ello.
Pero sí, es curioso ser consciente de cómo cambia la opinión de la gente con respecto a ti dependiendo del contexto en el que te mueves.
Y ya fuera ironías, me considero una persona muy corriente donde la mayor parte del tiempo pasa tan desapercibida que si me veis sólo una primera vez, nunca recordaríais mi cara la siguiente :)

14 comentarios:

Isa dijo...

A mí me parece estupendo todo lo que me cuentas... Conozco a mucha gente a la que no le gusta el café. A mí misma, que me encanta, me satura a veces. La leche en cambio me flipa, eso sí: fría y sola. Y te digo que también hay mucha gente a la que le parece 'rarito' que beba leche entera a los 37 tacos...

Dar el pecho a tu bebé, es cojonudo y baratísimo. Ojalá yo hubiera podido seguir dandoselo tanto tiempo y no haber estado fastidiada con mastitis y fiebres.

Y otra cosa te voy a decir: cuanto más observo la corriente 'mainstream' más orgullosa estoy de ser una 'weird' ;-)

Ciudadana C dijo...

Jejeje :) Entonces Isa, bienvenida a mi mundo!!!!
Es fantástico ser partícipe de un mundo paralelo con alguien más(ojo, no para-lelo eh??)
Besitos.

Paula Martínez dijo...

Uy, yo a estas alturas he llegado a la conclusión de que uno tiene que hacer lo que le pida el cuerpo, o las vísceras, o el cerebro, o el corazón... independientemente de lo que el resto del universo espere que haga.
Pero para llegar a esa conclusión he tenido que pelear conmigo misma, tal vez más de lo necesario.
Que vivan los raros.

SuperWoman dijo...

Para eso tenemos hoy en día internets, para juntarnos la gente "normal" (aunque yo reconozco que sin café...). Yo la respuesta estándar que nunca dí a lo de la teta, la tengo que contar algún día en el blog...
Fdo: la que no tiene tele en casa...

Ciudadana C dijo...

:) Hola Paula. Tienes razón. Debe llegar un punto en la vida en que se hagan las cosas ajustándose a tu propia coherencia sin esperar que el resto esté de acuerdo...

Ciudadana C dijo...

SW. Lo de la tele es algo que me encantaría. Reconozco que es algo que nos planteamos cuando se nos estropeó la anterior.
Pero me gusta demasiado el cine como para verlo por la pantalla del ordenador!!
Aunque, no creas, la idea me seduce!!!

Ana dijo...

Jooo... Paula me ha quitado el comentario!!! Quería decirte exactamente lo mismo que te ha dicho ella... es cierto que llegar a esta situación conlleva una lucha con una misma por dejarse arrastrar por la corriente de los "normales" y luego, de manera habitual, a una justificación continua con el resto del mundo...
Yo ODIO la leche y me gusta mucho el café... pero con leche, así que un café largo de café es la solución...
Y el resto, la forma de educar y alimentar a tus hijos, pues mira, si no los conviertes en Dexter o les haces daño, pues a tu bola y los demás que hagan lo que quieran con los suyos...
Vive y deja vivir...

Ciudadana C dijo...

Hola Ana... :)
Oye, a ver si van a ser unos pocos los que son "normales"???
Igual es que hacen mucho ruido y por eso parece que las normas y clichés sociales los ponen la mayoría ... jejeje.
Es genial no sentirse tan perro verde!!!

Andrea Sabatés dijo...

Bah, eso no quiere decir que no seas "normal". Yo creo que es porque eres especial. ;)

Ciudadana C dijo...

jejeje. Gracias cuñá ;) ;)

Chelo dijo...

Anda, a mi no me parece raro nada de lo que dices, que tu peque se duche solo desde los 3 años es un chollo!! qué envidia!
Ciertamente todo el que se sale de la manada es considerado raro hoy en día, nos prefieren aborregados, qué ilusos...
Viva tu y tu normalidad,
Besoss

Arantxa dijo...

Pues genial el camino que has elegido y que te hace feliz. El de la lactancia me resultó tortuoso, pero es más sano para el bebé.

No espero la aprobación del resto de la gente para todo lo que hago, ni hay orgullo o vanidad en algunos de mis hábitos y actitudes. Así soy, si no sería otra, toda impostura.

Un beso.

Ciudadana C dijo...

Hola Chelo, hola Arancha... La verdad que tenéis razón, cada uno ES LO QUE ES, no es quien quiere ser, ni es quien debe ser... y dentro de esta reflexión deciros que TAMPOCO SOMOS TAN RARAS no?? :)
Un besazo a cada una, mis im!!

SuperWoman dijo...

Nena, yo tengo home cinema: pantalla desplegable y proyector, vamos, que nadie de mis amigos, ni los del plasma gigante, ven las pelis tan divinamente como yo... y eso que el proyector ya tiene unos anyitos y no era tecnologia puntera precisamente... (?donde estas perdida reina, espero que sea que hace fenomenal tiempo por tus lares?)
Un supersaludo