miércoles, 25 de noviembre de 2009

Dar clase a adolescentes

Cuando me llamaron en septiembre para volver a dar clases de refuerzo en el Instituto me quedé entre entusiasmada y aterrorizada ya que dar clase a chavalotas y chavalotes de entre 12 y 14 años es todo un reto.

Hace tiempo que se acabó el dar clase a un público silencioso, resignado y subyugado. Las clases del siglo XXI requieren de un profesor cercano pero sabiendo establecer límites, implicado pero sin llegar al colegueo, abierto pero sin ser permisivo, intuitivo y a la vez práctico, preparado en contenidos y conocimientos pero también con gran capacidad para dinamizar el aula, para hacer partícipes provocando la motivación por el aprendizaje, ayudar al autoaprendizaje, atender a todos con actividades adaptadas y adecuadas a cada uno ...
Dar clases no es la panacea claro, si fuese fácil estarían las Universidades a tope de gente dispuesta a ganarse el pan con la docencia. Para dar clase y salir satisfecho por eso, tiene que gustarte la educación, tienen que gustarte los adolescentes y tienes que estar dispuesto a dejar el resto cada minuto que pasa en el aula y aún así, no siempre se sale con ese sentimiento de haber hecho un buen trabajo.
Personalmente, cada día que voy al Instituto, respiro hondo, dejo que los nervios se templen y que una gran sonrisa perfile mi semblante. Quiero que sepan que al margen de nuestros respectivos roles, ellos me enseñan más a mi que yo a ellos, solo hay que favorecer que se expresen mientras nos tomamos la molestia de permanecer atentos a lo que dicen sus palabras y sus gestos.


10 comentarios:

Rose dijo...

me ha gustado mucho la definición de lo que es un profe de este siglo,yo no lo habría dicho mejor...;)
Los adolescentes ,he de reconocer,me agotan,reconozco que cada año me cuesta más pelear con ellos,pero en fin,es lo que hay,y además mientras los padres colaboren en la falta de respeto y confianza,la batalla sólo irá a peor.
Patience,my dear.

LUCIA-M dijo...

Te admiro por ese amor a enseñar creo que los padres no somos concientes de la labor tan importante que hacéis con nuestros hijos yo quiero darte las gracias
Por esa labor.
Me gusto mucho tu entrada
Besos. Y gracias por tu premio y tus palabras .

Chelo dijo...

Debe ser muy complicado... yo sería incapaz, por las dósis de pacienciaz que se necesita (y que que por alguna razón yo sólo tengo con mis hijas) y también la delgada linea entre la generación de confianza y el hacerse respetar y todo eso con adolescentes delante, yo es que les tengo un miedo!!!

Un besote,

Ana dijo...

Varios de mis amigos son profesores y la verdad es que les admiro muchísimo... la paciencia, el saber estar y el lidiar no solo con los adolescentes, sobre todo con los padres de hoy en día, que no reconocen la labor que realiza el maestro con su amado hijo, me parecen digna de elogio... Yo no podría, la verdad...

Sunny dijo...

Como madre de adolescente os doy a todos los profes (bueno a todos no, que de todo hay en la viña del Señor) BUENO ESO, QUE OS DOY UN PREMIO DE ESTOS QUE SE DAN EN LOS BLOGS PERO QUE YO NO SÉ CÓMO SE HACE...POR LA PACIENCIA, DEDICACIÓN, INTERÉS, ETC, ETC, QUE TENÉIS CON NUESTROS HIJOS.

Ahora que también es verdad que,
aunque haya padres que no se preocupen mucho de lo que pasa con sus hijos, "habemos" otros que sí lo hacemos, colaboramos (en lo que nos dejan)y estamos ahí al pié del cañón, que con lo que cuesta tenerlos y criarlos y lo que se les quiere como para no interesarse por ellos Y su futuro ¿no?.
Desde aquí te mando mil besos y que sepas que, aunque no tenga la suerte de que le des clase a mis hijos, me alegra saber que hay gente como tú. Seguro que tendrás tu recompensa.

Besinos.

Superwoman dijo...

Los profes os tenéis ganado el cielo... y lo sé por experiencia.
Un supersaludo

Carlos G.P. dijo...

Cordiales saludos: Mi nombre es Carlos González. He sido profesor de matemáticas y física en la enseñanza secundaria durante 24 cursos. Finalmente, al verme limitado en mi deseo de practicar una enseñanza basada en los nuevos paradigmas, decidí dejar el camino de la enseñanza oficial e iniciar uno nuevo, alternativo al sistema imperante.
Durante años, he podido comprobar como mis alumnos adolescentes enterraban sus sueños hasta hacerlos invisibles. Su entorno les enseñaba que la “seguridad” era lo primero: estábamos creando víctimas. La rabia que sentía ante tal panorama la he trasmutado en creatividad, escribiendo un libro que narra cómo empoderar a los adolescentes:
“Un maestro decide crear un ambiente mágico en su clase para empoderar a sus alumnos. Les ayuda a descubrir los enormes potenciales que habitan en su interior. Les revela un mundo más allá de la mente programada y de las creencias. Para llevar a cabo su proyecto el profesor emplea curiosos trucos...
Los alumnos van resolviendo los enigmas, que el maestro propone de una forma singular. La clase es una creación de todos. El aprender se transforma en una aventura.
Poco a poco, cada alumno se convierte en su propio maestro, en una fuente de conocimiento para él y sus compañeros. La vida se torna mágica: pueden vivirla desde su corazón, sin que las creencias les limiten “
Su título es: “Veintitrés maestros, de corazón – un salto cuántico en la enseñanza-“. En él se plantea un modelo educativo que se basa en descubrir la fuerza interior.
Hoy puede ser ciencia ficción...tal vez una semilla, pero si la nutrimos puede generar una forma totalmente nueva de enseñar, en la que el ser humano deja de sentirse víctima, para sentirse el creador de su propia vida.
Creo que su sensibilidad va en la misma dirección que la mía. Por eso, me atrevo a enviale* mi libro en versión digital. He decidido regalarlo persona a persona o institución a institución. Necesita volar...hacia lugares en los que pueda ser bien acogido. Si lo lee le agradecería cualquier comentario. Todos los amantes de la lectura sabemos que bastan cinco minutos con un libro para saber si es de nuestro interés, sólo le pido ese tiempo. Siéntase libre de enviarlo a las personas o asociaciones a las que este libro pueda ayudar. Gracias por su presencia. Le deseo felices creaciones…
Carlos González
P.D Mi blog es: www.ladanzadelavida12.blogspot.com
* El libro se puede descargar en mi blog

Ciudadana Coja dijo...

Gracias a todos los que creen que "enseñar" es mucho más que "ofrecer contenidos". Como profesora, me conmueve ver cómo quienes comentáis os importan vuestros hijos y por tanto su educación, no sólo la que se aprende en casa, sino también la que les aporta el hecho de vivir donde viven y en la sociedad que viven.
Vuestros comentarios hacen que el camino que he elegido tenga aún mucho más sentido :)
Por otra parte, decir que efectivamente Carlos, mi pretensión va dirigida a que cada uno dirija su aprendizaje, es más, el autoaprendizaje es la meta. Gracias por ponerme en las manos tu libro, por supuesto que me paso por tu blog. Creo sinceramente que todos los que amamos la docencia deberíamos reunirnos más a menudo y poner sobre la mesa nuestras experiencias, nuestras dudas e incluso nuestros planes y proyectos. Es enriquecedor beber de muchas fuentes y de muchos cerebros pensantes.
Una vez más, gracias a todos.

Anónimo dijo...

Your blog keeps getting better and better! Your older articles are not as good as newer ones you have a lot more creativity and originality now keep it up!

Ciudadana Coja dijo...

Thanks a lot Anonimo!
Time makes me feel more confidence!!!