lunes, 21 de diciembre de 2009

A VUELTAS CON LA TOS DE PERRO Y LA NOCHE TOLEDANA

No recuerdo cuántas veces he mencionado esta expresión desde que soy madre: "por encima de mi hijo, no hay nada" ... ¡Ay, alma cándida! Si algo estoy aprendiendo de esta vida que me ha tocado vivir, es que las frases tan rotundas son gigantes con pies de barro.
A ver, que hoy he venido a trabajar sin dormir nada de nada y con una sensación de derrota bastante desagradable.
Como todas las que sois madres o padres sabéis (o lo sabréis), que la entrada de un niño en una escuela infantil o en un colegio, supone que el nene o la nena va a estar al menos unos cuantos días al mes malit@.
Mi hijo, no es un caso especial en esto. La parte buena es que apenas ha tenido fiebre como algo habitual, la parte mala, que cuando cae enfermo lo que más se le afecta es la garganta y los bronquios. Esto se traduce en un primer síntoma que es esa tos perruna, machacona, constante, regular y acompasada como el segundero de un reloj muy ruidoso. Otra, que le da asma y el niño se ahoga... y no hay nada que lo pueda remediar, empieza como algo leve y al siguiente día ya estamos en urgencias con una crisis asmática que ni en mis mejores tiempos.
Otra cosa es que cae malo el sábado, esto significa que el punto más álgido de tos y asma llega el domingo, para ser más exactos de noche. Eso sí es una aventura de las buenas: para los que hayan tenido la suerte de no pisar nunca las urgencias, os diré que el domingo por la noche, la gente "queda" para ir allí... si no, no me lo explico. Puedes ir cualquier otro día, pero como el domingo no hay nada, estoy convencida que se baten récords guiness de concentración de gente en un espacio reducido.
Ayer no fue diferente, salvo que en vez de ir a urgencias hasta esperar al alba a que atendiesen al peque, decidí pasar la noche con él en brazos y paseando arriba y abajo, arriba y abajo, así parece que todo remitía y conseguía conciliar el sueño.
Imagináos el panorama, desde las doce de la noche hasta las siete de la mañana, de paseo en paseo y de sofá a paseo y de sofá a cama ...
Cuando el día apuntaba en el horizonte, su estado ha ido mejorando considerablemente y es ahí cuando hemos tenido que decidir qué íbamos a hacer, que el papi se quedase con él: impensable, está en plena entrega de notas y reuniones con padres y tiene que ir... otra opción, que me quedase yo con él: imposible, a primera hora de la mañana tenía concertada una cita para seguir formándome en un programa informático de la empresa, añadir que soy yo la portadora de la llave que abre la oficina ¡genial! Solución, los abuelos. Así que, hemos vestido al peque que estaba mejor pero hecho unos zorros de no haber dormido apenas nada y le hemos llevado a casa de mis padres.
Entonces, de camino al trabajo, he entrado en contradicción, yo que tanto me lleno la boca diciendo que por encima de mi hijo no hay nada, he visto que sí, que por lo visto, el programa informático del trabajo está por encima, que mi compromiso de mujer trabajadora dando el callo está por encima, que mis sentimientos de fallar a la empresa, están por encima...
Este sentimiento ha dado paso a ese punto de politiqueo que últimamente envuelve nuestras vidas y he seguido el hilo argumental de mis pensamientos: si los abuelos no estuviesen disponibles ¿qué hubiese hecho? ¿faltar al trabajo porque mi hijo está enfermo? ... posiblemente es lo que hubiésemos decidido su padre o yo, en mi caso tengo la suerte de tener un jefe bastante comprensivo al respecto, pero... qué pasa con aquéllos que no tienen ni lo uno ni lo otro??? porque hasta donde yo llego, las bajas médicas te las dan cuando estás tú malo, no cuando se pone malo tu hijo, en este último caso, tienes que pedirte un día (si lo tienes) o quedar como un capullo delante de tu empresa, y faltar por el método de "diga 33" osea, hacer que estás tan malo que no puedes salir de la cama ni para ir al médico... que eso no es la primera vez que lo oigo... ¿Por qué en España es tan difícil la conciliación de la vida familiar y laboral? ¿será diferente en otros países? ¿cuánto de diferente?
En fin, sea como fuere, me he visto una vez más en la misma situación y con la misma frustración que me lleva a plantearme cómo podría hacer para sentirme mejor cuando dejo a mi nene enfermo en manos de otros, porque son muy buenos abuelos, pero ni qué decir tiene que lo que realmente me pide el cuerpo en estos casos, es cuidarle yo y quedarme junto a él hasta verle recuperado.

Y mucho me temo, que no soy la única que se siente así ¿verdad?

9 comentarios:

Isa dijo...

buff

qué dilema ciudadana! aún no soy madre, pero lo seré... y me temo que me va a tocar pasar por situaciones así en las que se tambalearán mis principios y en los que no me sentiré conforme con la decisión tomada...

pero es que somos muy exigentes con nosotras mismas. Si hay que ir al trabajo, hay que ir, porque no solo se es madre en la vida, se es muchas cosas más, entre ellas profesional y trabajadora.

A veces, faltarás al trabajo por tu hijo y otras veces tirarás de tus padres sin problema. Y no pasa nada.

Diario de una mamá pediatra dijo...

Qué post más interesante, algún día te mencionaré en mis páginas...
Por mi trabajo vivo de cerca esta situación a la que se enfrentan madres y padres(sobre todo madres, para qué engañarnos) en nuestro país. Queda mucho camino por hacer en la conciliación.Me consta que en otros países europeos las posibilidades son radicalmente diferentes.
Supongo que no nos queda más opción que tirar de plan B si lo tenemos e ir haciendo malabarismos en los primeros años de nuestros hijos.
Un saludo!
Amalia

Superwoman dijo...

No, no eres la unica. Aqui tienes derecho a 10 dias de enfermedad por ninyo y padre, pero tambien hay empresas que te miran mal si te los tomas todos :(

Que se mejore el peque

Un supersaludo

lobo dijo...

Te pongo la respuesta a mi estilo:
-$CerebroConscienteCojo: el niño necesita quedarse con alguien.
-$CerebroSub-ConscienteCojo: correcto.
-$CerebroConscienteCojo: ¿Es necesário que me quede yo o su padre?
-$CerebroSub-ConscienteCojo: comienzo chequeo...
- ¿esta grave? no demasiado
- ¿estando conmigo mejorará más rápido? no necesariamente
- ¿tengo que estar en otra parte? es posible
-¿tengo superpoderes para estar en dos sitios a la vez? Tu te has pasao con el colacao hoy.
- ¿hay alguien capacitado para cuidarle? pozi.
-$CerebroSub-ConscienteCojo: conclusión...el peque se va con sus abuelos que le quieren un montón y se que si pasa algo sabrán reaccionar.
-$CerebroConscienteCojo: creo que será mejor dejarlo con sus abuelos.

Espero se mejore pronto el peke.
Un saludo y felices fiestas

Rose dijo...

A ver,my dear,por partes :(y que conste que las partes las dispongo aleatoriamente)
1º.Eres,por decisión propia,madre,esposa y trabajadora.
2º. Eres,por naturaleza y tb por decisión muy responsable en todo.
(y encima con el tema de tu hijo te exiges bastante más que la media nacional....te lo digo to ;)
3º.Tienes la suerte de tener,como dices,unos abuelos comprensivos y que seguramente disfrutan de tu enano y de poder echarte una mano con él.
4º.Tienes un jefe comprensivo que habría entendido tu prioridad de cuidar a Daniel antes que ir a trabajar el día x.
5º Tienes dos dedos de frente,intuición y un subconsicente bastante bien equilibrado-aunque te putea de lo lindo,a veces...;)- que te hizo optar por la opción 3,pudiendo haber optado por la 5... (o incluso por la 33;)entonces.....
¿Dónde está el problema?

¿Que es dificil conciliar vida laboral y familiar??...seguro que si, pero afortunadamente para ti lo tienes todo bien atado.
Aprende a no desesperarte tanto,lo haces muy bien y no te sienta culpable.Estoy segurísima de que tu relación calidad tiempo con el nene supera con creces la demuchas mamás que no optaron por el punto 1 en toda su extensión...

Un abrazo!!!!

Chelo dijo...

me he sentido tan identificada mientras te leía ciudadana... yo me rio de la conciliación en este país, já. Aquí no tenemos conciliación, aquí te fastidias con cómo puedas gestionar tu los imprevistos familiares que te surjan, con niños pequeños suelen muchos y variados a lo largo del año. Porque no sólo son las enfermedades ¿cómo te sientes cuando te ponen la función de fin de curso de tu niño a mitad de semana y en mitad de tu horario laboral? Yo mal, porque cuando están malos la justificación en la empresa suele ser mejor comprendida, pero ir a "los saraos" varios (festivales, reuniones, tutorías...) que implica la maternidad/paternidad esta peor visto. ¿y cómo no vas a ir a la función que con tanto esfuerzo y esmero a preparado tu hijo? ¿cómo vas a dejar de asistir a la reunión donde te cuentan los objetivos del curso y cómo apoyar desde casa? Yo ya no pido tutorías, y en el cole deben pensar que me importa un pito como vaya mi hija pero no, es que no me da la vida…. Es una continua pesadilla de ¿qué hago? de sentirte mal por tener que "elegir", porque claro, todo esto va multiplicado por el número de hijos que tengas en diferentes etapas escolares... "venga, a la de la guardería vas tú y a la del cole voy yo y luego nos contamos, vale"... menuda sociedad de mierda tenemos…

Chelo dijo...

uff, menudo rollo os he metido, pero es que me has tocado un tema muuuuuuuuy sensible

Ciudadana Coja dijo...

Ya veo que efectivamente no soy la única!
Bueno Isa, ésta es mi experiencia personal, cada uno vive estos acontecimientos de una manera propia, en mi caso, tiendo a darle mucha importancia a todo para después analizarlo y encontrarle una solución o una lógica. Vamos, resumiendo "que me como la cabeza que no veas"
Ya he visto tu mención "mamá pediatra", en tu caso, además tienes que compaginarlo con dos y con un trabajo de importante peso.
Bueno SW, entonces en Alemania "te miran mal si te tomas todos los días", entonces todo es el mismo gato con distinto pelaje.
Hola de nuevo Lobo, entiendo que con tu particular manera de pensar te vas a evitar muchos dolores de cabeza y muchas futuras úlceras de estómago. Es cierto, es muy importante no tomarse todo a la tremenda.
Solo una cosa Rose, me conoces casi mejor que yo ;)
Chelo, bienvenido todo lo que os inspire y sobre todo os llegue. Si este tema te ha tocado la fibra, TODO TUYO. Tienes razón, que además de las enfermedades, están también los "saraos" escolares, las tutorías e incluso algunas excursiones a las que se prestan algunos padres a acompañar para ayudar a la maestra... yo nunca me he podido prestar...una cosita más que añadir a la lista de pequeñas cosas que no te dejar la conciencia tranquila.

Rose dijo...

Je,je.
Un besito,(eres una gran alterego,amiguina....;)