domingo, 11 de enero de 2009

LA ILUSIÓN DE SEGURIDAD

Hace poco una amiga me contaba cómo un día, antes de entrar en una tienda, presenció que en su interior se estaba cometiendo un atraco. Por supuesto, no entró porque se quedó petrificada ante esa estampa, es más, la dependiena consiguió zafarse de su captor y ambas tropezándose a la entrada del local, se fueron corriendo a refugiarse a un bar de al lado. El agresor, al ver el panorama y con cuchillo en ristre se dió a la fuga. Posteriormente, sucedió lo de siempre, la policía tardó en llegar, tomó declaración a los testigos y se fué.
Al día siguiente, le contó a sus compañeros de trabajo que viven todos por la zona lo sucedido en su barrio y con horror comprobó que este tipo de hechos ocurren en esa zona más a menudo de lo que ella pensaba.
Ella, al comentarme el incidente me argumentó que ya no se sentía segura en su casa ni tampoco al ir a comprar el pan, a lo que yo le repliqué que es posible que nunca lo haya estado. Lo que creo es que en realidad lo que había perdido al presenciar el atraco, había sido la confianza y no tanto la seguridad (que ésta sí es relativa)...
El tema en cuestión me duró bastantes días y pensando en este hecho caí de nuevo en un "come come" que me ronda bastante a menudo la cabeza, sobre todo desde mi maternidad. La verdad es que vivimos relativamente tranquilos y confiados de que nuestro mundo, éste en el que vivimos, éste en el que no hay guerras ni atentados inesperados, es seguro y lo cierto es que en absoluto lo es. Sin embargo estamos expuestos constantemente, somos vulnerables. Ésto, por supuesto no es óbice para que vivamos con miedo y lo que nos libera del pánico es vivir el día a día que se impone. Pero si lo piensas un poco, si te paras un momento, te das cuenta de que vivimos con una inocente ILUSIÓN DE SEGURIDAD... ¿no creéis?

8 comentarios:

rose dijo...

Pues tienes razón Gemma, lo malo de idcha ilusión es que te hace perder,progresivamente,el sentido de alerta (quizás animal)que todavía nos queda.
De todas formas, a veces, es bueno ir por la vida "con orejeras"-no digo entodo momento,sería egoista y de una inconsciencia total-pero cuando el contexto lo permita...pongamos los motores en off,por favor!!!;))

gemma.a dijo...

Ains Rose, es que con esto de la franja de Gaza estoy de un vulnerable. No paro de pensar en la fragilidad del ser humano...
Dime dónde me busco el botón de off que yo estos días ando algo despistada y no me lo encuentro.
Kisses.

Melisa dijo...

Y ayer hubo un tiroteo en nuestro pueblo, en la estación de las margaritas. ¿Lo has oído?

Estoy con Rose, mejor ser un tanto felizmente ignorante de algunas cosas...

Por cierto, tenemos que vernos, que los reyes dejaron unas cositas

gemma.a dijo...

Pues no he oído lo del tiroteo. Pero bueno, aunque ajena ésto no me sorprende demasiado.
Y sí, tenemos que vernos ;D
Había pensado hacerte una visita fugaz, pero ya sabes que no sé si mis alergias me dejarían. Glups! no vendría mal un té o una manzanilla con estos fríos.

Emma dijo...

Totalmente de acuerdo, cuando a diario empezamos el día solemos estar tranquilos, eso sí, pendientes de todo en todo momento porque lo que sí tengo claro es que desde que soy madre tengo bastante desarrollado el "poder" de la previsión y veo posibles "accidentes" con las nenas donde a lo mejor otra persona no ve nada malo. Pero claro, si algo "peligroso" ocurre en nuestro "mundo inocente" a mi por lo menos me invade una sensación de indefensión increíble.
Un besazo

rose dijo...

Pues no sabría decirte....a mi me ha costado un tiempo aprender a desconectar,supongo q se trata de establecer prioridades y CUMPLIRLAS...no sólo pretender hacer algo sino, de alguna forma obligarte y pensar un poco en tí misma.
Reconozco en ti,por lo q nos cuentas,ese tránsito a la madurez=equilibrio personal que creo q pasamos cuando tenemos un hijo...tranquila,si alguien como yo,que soy el ser más complicado e hiperactivo del planeta lo ha conseguido estoy segura de que tu,pisciana ,lunática ,hipersensible a casi todo y con esa dosis de calidez lo conseguirá , ¿sabes por qué? por que no te conformas.
Un besote.

gemma.a dijo...

Bienvenida Emma, si tienes blog, me encantará leerte
¿Sabes a que me recuerdan tus palabras Rose? y sin que se malinterpreten mis palabras. A esa persona que ha vivido mucho y que intuye más o menos cómo transcurren las cosas en la vida. Como esa madre que le advierte a su pequeño que se puede caer si sigue por ese camino y finalmente el hijo se cae... A alguien entre sabio y experimentado.

rose dijo...

Tengo 36 años y no he vivido tanto!!! aunque si es cierto que soy muy intuitiva, como madre no te advertiría-en este caso-de "ten cuidado si no te caerás",te diría como amiga on line que me considero :¡ten paciencia mujer,que tienes mucha fuerza,confía en ti misma!
Un abrazo.