jueves, 5 de febrero de 2009

¿BUENA SUERTE O MALA SUERTE?

Al leer a Lucía, intenté recordar un cuento en el que te hace dudar de las cosas que te ocurren en la vida, de si lo que ha sucedido en ese momento es algo malo para ti o es la oportunidad de que se produzca un buen cambio en tu vida. Pues lo encontré, se trata de un cuento Sufí y dice así:

Había una vez un hombre que vivía con su hijo en una casita del campo. Se dedicaba a trabajar la tierra y tenía un caballo para la labranza y para cargar los productos de la cosecha, era su bien más preciado. Un día el caballo se escapó saltando por encima de las bardas que hacían de cuadra. El vecino que se percató de este hecho corrió a la puerta de nuestro hombre diciéndole:
-Tu caballo se escapó, ¿que harás ahora para trabajar el campo sin él? Se te avecina un invierno muy duro, ¡qué mala suerte has tenido!
El hombre lo miró y le dijo:
-¿Buena suerte o mala suerte? Sólo Allah lo sabe.
Pasó algún tiempo y el caballo volvió a su redil con diez caballos salvajes con los que se había unido. El vecino al observar esto, otra vez llamó al hombre y le dijo:
-No solo recuperaste tu caballo, sino que ahora tienes diez caballos más, podrás vender y criar. ¡Qué buena suerte has tenido!
El hombre lo miró y le dijo:
-¿Buena suerte o mala suerte? Sólo Allah lo sabe.
Más adelante el hijo de nuestro hombre montaba uno de los caballos salvajes para domarlo y calló al suelo partiéndose una pierna. Otra vez el vecino fue a decirle:
-¡Qué mala suerte has tenido! Tu hijo se accidentó y no podrá ayudarte, tu eres ya viejo y sin su ayuda tendrás muchos problemas para realizar todos los trabajos.
El hombre, otra vez lo miró y dijo:
-¿Buena suerte o mala suerte? Sólo Allah lo sabe.
Pasó el tiempo y en ese país estalló la guerra con el país vecino de manera que el ejército iba por los campos reclutando a los jóvenes para llevarlos al campo de batalla. Al hijo del vecino se lo llevaron por estar sano y al de nuestro hombre se le declaró no apto por estar imposibilitado. Nuevamente el vecino corrió diciendo:
-Se llevaron a mi hijo por estar sano y al tuyo lo rechazaron por su pierna rota. ¡Qué buena suerte has tenido!
Otra vez el hombre lo miró diciendo:
-¿Buena suerte o mala suerte? Sólo Allah lo sabe.

4 comentarios:

Melisa dijo...

Lo conocía, siempre me ha recordado mi filosofía pez :)

LUCIA-M dijo...

Vaya me encanto!!! Y que verdad es hace tres días
Todo se derrumbo para mi pero gracias a eso mi madre,
Se acerco a mí dándome todo su apoyo. Y reconociendo que no
era un capricho mio que dejara a mi ex, que ahora se dio cuenta que no es buena persona.
Y vi la generosidad, de mi hermano, y mi primer marido, para que tuviera pronto trabajo
Como así ha sido.

Llaves no fue tan malo lo que me hizo mi ex ahora tengo más fuerza y más gente a mi lado.
Gracias, guapa!!!
UN BESO GRANDE.

Cris dijo...

Muchas veces las cosas que nos ocurren tienen que ocurrir, son las lecciones de la vida que hemos decidido tener para aprender y experimentar esos sentimientos. Otras veces viene porque estamos muy cerrados en seguir un camino que no es el que se supone que deberíamos tener y con ese detonante cambiamos el carril. En el momento cuando algo gordo te pasa es casi imposible el pensar en positivo, pero es así, las cosas tienen que pasar porque así tienen que pasar. Un besín!

gemma.a dijo...

Hola Cris,
Tengo que decirte que para mí eres como un gurú, tan espiritual.
Me gusta que intervengas, me gusta tu mente, siempre intentando ser fluida y pro-natura.
Me alegra que estés ahí.
:*