sábado, 21 de marzo de 2009

HAY O NO HAY PACTO


Después de cinco años de convivencia, hay cosas que fluyen como fruto de andar tanto el camino y hay otras que no. Os conté que hace unos días decidimos viajar para celebrar el 93 cumpleaños de mi abuela, para ello tuvimos que alquilar un vehículo ya que hemos vendido el nuestro y aún tardarán en entregarnos el nuevo. El tema del alquiler resultó ser más caro de lo previsto y al final la cosa nos salió por un buen pico... de esta situación surgió un pequeño intercambio de opiniones, mi pareja no estaba convencido de haber hecho bien alquilando el coche para un solo día a lo que yo argumenté que habíamos tomado la decisión conjuntamente.

Lo cierto es que, de la convivencia, el tomar decisiones conjuntamente es lo que más me cuesta. Me da pereza tener que poner sobre la mesa cada situación sobre la que tenemos que participar los dos, un ejemplo: si llevamos al peque al médico o no, si quedamos el fin de semana con unos amigos o con otros, si vamos de viaje a un sitio o a otro, si comemos en casa de los suegros o no, si contratamos a un electricista o a otro, si celebramos el cumple del peque con unos, con otros o con todos... puf! tanta decisión conjunta me abruma y me cansa.

A mi me encanta tomar decisiones sencillas y sin dar demasiadas vueltas al asunto, tomar decisiones acertadas o equivocadas pero rápidas, prácticas, casi intuitivas sin tener que supervisar cada punto de cada aspecto sin tener que llegar continuamente a pactos, o ceder en unas cosas, o no transigir en otras, limar o no limar asperezas pactar o no pactar. Seguramente todo esto imprescindible para la comunicación en pareja, pero ¡qué rollazo!

4 comentarios:

Brisa dijo...

Pues si , es un rollazo pero siempre mejor que ceder sin dialogar para evitar el trance.
Te lo dice una que ha cedido demasiadas veces.
Un besín

gemma.a dijo...

Ya, tienes razón, mejor hablar las cosas, aunque a veces siento qe me falta esa independencia o ese espacio en el que tomar decisiones yo sola, aunque sea al respecto de nuestra casa... Son formas de ver la vida, pero a mi superchurri le encanta hacerlo tooooodo juntos.

Cris dijo...

Pues si, no todo son rosas a la hora de llevar una vida en común... Hay que tragar muchas veces. Mi cunyada que tiene una ninya y está sola me dice: pues qué fácil es tener hijos cuando hay un marido, te ayudan mucho. Y yo intento explicarle que por lo que yo he visto pues si, es más fácil físicamente pero hay que estar en todas, como dices tu, hay que estar explicando. Vamos que si estás sola haces con tu ninyo lo que te da la santa gana, sales y entras, subes y bajas, duermes y duermes como quieras y cuando quieres. No hay nada de tener que compartir, intentar no dejar al marido de lado y todas esas cosas. Las haces sin pensar, porque hay amor, pero vamos que veo que en todo hay pros y contras. Luego ella con el cuento de madre sola con la ninya la gente se vuelca y por todos lados aparecen gente ayudando. Nosotras como tenemos al marido pues la gente entiende automáticamente que no necesitamos ayuda y yo muchas veces si que he necesitado la ayuda como agua de mayo y al final no llegó. Pues eso, que nada es perfecto y que todo tiene un coste.

Tatito dijo...

yo soy Mr Caprichos... así que en mi caso me he visto muy obligado a ceder...aunque si lo pienso bien mi marido tb ha aguantado mucho mis rollos, por tanto, quid pro quo; siempre tiene que haber equilibrio, es malo si uno de los dos tira del otro lado de la cuerda, ya que podemos llegar a caernos y no levantarnos, por tanto...aunque sea un rollazo, hay que ceder y dialogar...

Besinos