viernes, 14 de noviembre de 2008

COMO UN PERFECTO ENGRANAJE

Para los que crean que la vida es un conjunto de situaciones que se suceden, bien por elección propia, bien por inercia, este post no tendrá ni pies ni cabeza.
Personalmente yo no creo ni dejo de creer en el destino. Me inquietaría bastante saber que todo en mi vida está escrito y que sucederá haga lo que haga y me ponga como me ponga. Sinceramente prefiero pensar que todo irá fluyendo en la misma medida que voy caminando por este mi mundo.
Sin embargo, hay veces que he encontrado
razones por las que en un momento puntual de mi vida, me ha sucedido algo que DEBÍA SER ASÍ, una especie de conclusión encontrada, un ÉSTO HA PASADO POR ALGO.
De los primeros recuerdos que tengo sobre esta sensación fue en COU (por edad coincidiría con el actual 2º curso de Bachillerato según la LOE). Por aquella época yo iba a cumplir los 18 años, me cambié de colegio a otro donde conocí al que sería mi primer novio. Lo cierto es que la cosa acabó en ruptura. De esa corta unión, surgió otra, mi mejor amiga conoció al mejor amigo de él y acabaron casados y con un churumbel y proyectando otro... Esta relación que surgió de la mía, aún permanece, felizmente.
Otro ejemplo: recuerdo un verano en el que necesitaba dinero y mis padres ya no se estiraban con la paga (con 23 añitos y terminando mis estudios era perfectamente comprensible), decidí buscarme un trabajo temporal para cubrir gastos y acepté lo primero que encontré: atención telefónica para Canal Satélite Digital, o lo que es lo mismo: teleoperadora. En junio había un periodo de formación no remunerado en la sede central que se ubicaba donde Cristo debío perder la sandalia. Uf! me lo pensé mucho y llamé para decir que renunciaba al trabajo, una semana más tarde y sin visos de encontrar otra oferta mejor, volví a llamar y me incorporé al grupo de formación, allí conocí a mi chico. Hablando con él de ésto, me comentó que él hizo exactamente lo mismo, primero llamó para postponer el periodo de formación que tenía en mayo y se incorporó meses después, el mismo día que yo, que fue cuando nos hicimos tilín mutuamente, ¿casualidad? ¿destino?
Evidentemente éstos son dos ejemplos tontos, pero son dos de muchos que me han sucedido. No sé si es que tengo capacidad para asociar hechos disociables y darles una lógica o si es cierto que en la vida los momentos se van acoplando unos a otros como un perfecto engranaje.
¿Qué pensáis? ¿Tenéis alguna anécdota similar?

9 comentarios:

Cris dijo...

Si, las cosas suceden porque tienen que suceder. En nuestra cultura no se habla de la reencarnación, eso es para locos con el pelo rapado, no? Solo decirte que si, que está de que nos pasen ciertas cosas porque hemos de vivir ciertos acontecimientos que nosotros mismos hemos elegido. No te doy más detalles para no confundirte más, pero te los doy encantada si te apetece. Y de ahí aparece lo que la gente llama coincidencias o destino. Si por ejemplo hubieras aceptado el trabajo, el "engranaje" como tu lo llamas se hubiera puesto en marcha para que os encontrarais de otra forma. Y entonces hubiera sido en un bar, en una consulta o en algun otro sitio :-)

madre reciente dijo...

Es decir Cris, que aunque Gemma no hubiera ido a ese colegio y conocido a su primer novio, yo hubiera de todas formas conocido de una manera u otra, antes o después, al amor de mi vida.

Es una bonita teoría, pero nunca he sido dada a creer en el destino :)

Sí en los cruces de caminos vitales y en las decisiones afortunadas.

gemma.a dijo...

Buenas noches Cris. Me gusta si me das más detalles.
Es bonito pensar que finalmente te encontrarás con quien tienes que encontrarte en el camino, sea del modo que sea.
Ya sabes madre reciente, hubiese habido otro cruce de caminos donde hubieses conocido a tu santo.

LUCIA-M dijo...

Uff a mi si. Con mi ex estaba casada con mi primer marido.
Y por una apuesta entre a trabajar donde él era el jefe
y….. Deje mi primer marido me case con él.
Y bueno ahora intento que me deje vivir!!
Así que si no es por esa apuesta no tendría ahora estos problemas
Pero tampoco tendría a mis gemelos, así
Que bienvenido sea el destino
Y la verdad que si creo en él las cosas pasan por algo.
Uyssss creo que me lié. no estoy triste tal vez un poco
Haciendo resume de mi vida.
Y eso me pone nostálgicas.
Un beso.
Y gracias

rose dijo...

Me sorprende, no sólo cómo expones la anécdota sino también el dibujo que empleas.En mi cabeza suelo "simbolizar" los suscesos,los pensamientos "incorpóreos"con imágenes-me imagino q nos pasará a todos-y toda mi vida se compone de círculos que se rozan ,como los engranajes, en un sólo punto, y de esa coincidencia parten decisiones,soluciones inesperadas ....
joé,leo en tí como en un libro abierto!!!

Superwoman dijo...

Pues yo todo lo contrario... soy escéptica por naturaleza y creo que todas las cosas que recordamos como coincidencias, las recordamos porque son especiales para nosotros... esto es: has estado en tres o cuatro colegios diferentes y si ahora te acuerdas de la entrada a ese colegio en particular es porque madre reciente va a tener un churumbel (¿churumbela no?) con el amigo de tu amigo...
Un supersaludo

Cris dijo...

Hola de nuevo gemma.a,
Si, como te he dicho en nuestra sociedad en Europa no se habla de la reencarnación y eso suena a juzgado de guardia. Pero la verdad es otra. Yo te cuento muy muy muy resumido y luego tu piensas lo que quieras y me llamas loca si quieres :-)
Antes de nacer debemos elegir qué tipo de vida queremos llevar esta vez. Tenemos una serie de lecciones que aprender y una serie de karmas que arrastrar y debemos entonces buscar la vida óptima en ese momento. Buscamos a los padres (si, los elegimos nosotros) y acordamos los momentos básicos de nuestra vida, vamos, lo que tiene que pasar "por narices". Entonces nacemos y somos "guiados" hacia esas situaciones. Da igual que nos queramos librar, lo que tiene que pasar pasará. Si estaba de que tu conocieras a esa persona porque tenias que vivir ciertas cosas juntos y tenais que dar vida al hijo que ahora teneis pues da igual que fuera en una situación u otra, os teniais que encontrar. Y así con esas cosas de nuestra vida que tiene que pasar :-)

gemma.a dijo...

Hola Cris, pues te quedas con las ganas, que no te voy a llamar loca... ;)
Yo he leído cosas sobre la reencarnación e incluso tengo amigas que han hecho sesiones regresión y de verdad es sorprendente ver lo que cuentan. Por un lado, la idea de estar destinados es hasta romántica. Pensando en que debemos ir pasando estadíos, he de decirte que en mis momentos de mayor tristeza, pienso que quizá deba estar pasando por esta etapa para mejorar como persona y así, subir un peldaño más.
También he oído algo sobre la importancia de los zodiacos, por lo visto piscis es el último en esta vida de transiciones constantes, de modo que, quizá ya no vuelva a reencarnarme, lo cual me preocupa un poco, ya que eso significa que esta vez lo tengo que hacer muuuuuuuy bien ¿no?
Bueno, gracias por tu tiempo Cris.
Námaste.

Cris dijo...

Gemma.a siento decepcionarte pero seguramente vas a reencarnarte muuuuuchas más veces. Hacen falta mucha unión con el Ser Superior y tu alma suprema y entender todo muy muy bien como para no haber más reencarnaciones. Tu y yo seguiremos necesitando aprender lecciones para sentir al 100% la iluminación. Si te gusta leer puedes contactar conmigo y yo te mando algunos links que puede que te interesen leer. Un saludo :-)