martes, 28 de abril de 2009

EN EL CAMINO

Recuerdo nuestros paseos a ninguna parte.
A ti como el origen y el destino de mi trayecto.
Recuerdo nuestras conversaciones absurdas,
palabras cubiertas de una capa de chocolate,
frases hechas para disfrutarlas comiéndolas.
Recuerdo tocarte para tocar el cielo,
y sentir el recorrido de una caricia

terminada en un beso.
Recuerdo el pulso acelerado,

de una tarde de cine, de guiones y películas en blanco.
Te recuerdo como amante.

Te observo en la penumbra,
en esta casa que ahora es la nuestra.
La casa con la que soñábamos

en esa oscuridad de parque,
con suelo de hierba.
Te observo al borde de la cama,
acariciando otras manos,
besando otra cara,
queriendo, sonriendo,
te observo mientras tus ojos se iluminan.
Te observo como padre.
Y sé que algún día recordaré

junto a ti
este camino recorrido
como compañeros de viaje.

5 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Lindo muy bellos versos.. homenaje profundo a tus recuerdos, vida. convertido en verbo padre de tus hijos..

saludos fraternos
un abrazo inmenso

muy hermoso

Superwoman dijo...

Precioso, precioso... que ganas tengo de ir por casa de mis padres y echar un café contigo, niña...
Un supersaludo

Tatito dijo...

es precioso, lleno de ternura!!!!como vamos cambiando las personas, pero, que bonito es lo que siempre permanece, la esencia y las pequeñas cosas que hacen a una persona ser como es...

Besinos!

Rose dijo...

Qué bonito......me ha encantado,eres una pasada hija,qué sensibilidad...(y es que los pecesitos tenéis ese puntito místico-poético...;)

Yo tb me apunto a ese cafetito contigo y SW,decidme cuándo y dónde y me acerco en unas...cuatro horitas;)))

gemma.a dijo...

Eh, eh! que esto va a empezar a tener level de facebook event!
Yo también puedo empezar a organizar a más asiduas... que nuestra Melisa es mucha Melisa y por cierto de aires asturianos Rose!