viernes, 12 de diciembre de 2008

CON GANAS DE LLORAR

Anoche tuve reunión de empresa en un hotel de Madrid: la friolera de cinco horas tuve el culete pegado a una silla que yo creo que antes usaban para la tortura. Después, cena con directivos de empresas, mi jefe y yo... y sí, me sentí en ocasiones fuera fuerísima de lugar.
En un pequeño break de 10 minutos, llamé a mi mitad ciudadana para escuchar una voz amiga que me reconfortase en ese despegado ambiente laboral... él estaba con el niño en la calle adelantando algo de su trabajo y mi peque correteaba por ahí, la conversación no dió para mucho ni llegó a ser lo que me esperaba, hasta me enfadé por no recibir esa respuesta amiga.
- "¿Qué? oye, no te oigo... ¿qué? oye que no tienes cobertura en el hotel ese...¿qué?"- decía él una y otra vez.
Y yo, con bajón total por no estar con ellos en ese momento e intentando enlazar dos palabras seguidas sin tener cobertura en el móvil ¡MIERDA y MIERDA!
Llegué a casa de madrugada, todos dormían y yo con una depresión de caballo y planteándome el origen del cosmos y encima con una de esas profundas crisis existenciales de las mías que me dejan para el arrastre por unos días.
A veces deseo cosas un tanto surrealistas, lo cierto es que me hubiese encantado llegar a la 1.30 de la madrugada y que hubiese estado mi hijo esperándome con los brazos abiertos cual Marco al encuentro de su madre y mi ciudadano marido de fondo dedicándome una canción de amor en el karaoke...
¡En fin! aquí sigo, con unas ganas de llorar enormes, por no haber mantenido una afectuosa conversación en su momento.

6 comentarios:

Melisa dijo...

¿Pero de reunión ejecutiva? ¿Eso es bueno no? Al menos laboralmente digo. Y supone que tu jefe sigue apreciándore y viéndote como su mano derecha. ¿No?

rose dijo...

Tranqui,querida Gemma..es lo q tiene la madurez,la realidad y todo lo q conlleva el don de la-llamemosle- "no ubicuidad..."
Si tuviésemos el poder de parar el tiempo y recuperar lo q nos perdemos,quitar lo q no nos gusta...pero es o es imposible.

Tú sigue pálante,hija,y pide por esa boquita,seguro q tus ciudadanos marido e hijito te lo darán con creces;)))

Un abrazo bloggero.

Brisa dijo...

Nunca dejes de abandonarte en esos deseos surrealistas , muchos días son lo único que no hacen sonreir y no los olvides , quizás un día se cumplan y si lo recuerdas lo disfrutarás doblemente .
Besinos

gemma.a dijo...

Muchas gracias por vuestras otra vez SABIAS palabras.
Mel, me apunto lo de "mano derecha" en realidad sí me gusta que confíen en mi (pero un dinerete a cambio no estaría nada mal ;), y te juro que no es materialismo puro y duro)
Rose, yo también creo que es la madurez, ¡con lo que me gusta a mi seguir siendo una niña mimada! pero ya ves que me salen las pataletas de vez en cuando.
Y Brisa, espero que nuestros deseos se cumplan ¿verdad? Hace poco, leyendo a "Te doy un 20", decía en su entrada al blog "Ten cuidado con lo que deseas"... y tiene algo de razón. Quizá lo bonito sea sólo desearlo y que nuestros caminos hagan el resto.

Cris dijo...

Pues no le des más vueltas hombre, es que esas reuniones son un tostón y punto. Que claro que tienes que ir, claro que es positivo que cuenten contigo pero no dejan de ser un rollo, mucha parte del tiempo se pierde en bla bla bla. De las cinco horas seguro que la mitad se fue en aire. Yo cuando trabajaba me hartaba tanta reunión que al final me hacía perder tiempo de mi trabajo! Asique no es para darle vueltas, que es un rollo y ponto. Da gracias que no te tocan muy a menudo o al menos reza para que sean solo de vez en cuando!

Superwoman dijo...

Ufff, sí, si que es chungo estar en uno de esos lugares en los que uno no quiere realmente estar y llegar a casa para encontrar a los que realmente te importan durmiendo...
Paciencia, vendrán tiempos mejores.
Un supersaludo