viernes, 5 de diciembre de 2008

POR FAVOR, ENSEÑE EL BOLSO A LA SALIDA.

Hace dos días hice compra semanal, de modo que iba bastante cargadita de peso, con mi mochila a la espalda y el peque correteando por las calles...
Al pasar por un hipermercado del barrio, recordé que tenía que comprar un tetrabrick de nata y me dispuse a pasar.
La mochila era bastante pesada y grande y por eso no la metí en la consigna y además, llevaba el dinero justo para esa compra... de modo que pasé y rápidamente cogí el artículo que necesitaba. Mi hijo, que se siente como pez en el agua en sitios así, iba corriendo de un lado a otro sin yo quitarle un ojo de encima (por lo de las pérdidas de niños en estos espacios)... ¡Ay, desquiciada yo!
Al ir a cobrarme la cajera, me dice que tengo que mostrarle el contenido de la mochila a lo que yo le pido muy cordialmente que como es muy pesada y como además voy con el niño, sea condescendiente conmigo. Le digo que me cobre el brick y que el próximo día meto mi compra en la consigna... ella se pone insolente y me dice que le TENGO que enseñar la mochila y me señala el cartel de la entrada: POR FAVOR, ENSEÑE EL BOLSO A LA SALIDA.
La chica me toca las narices con su actitud y en un ataque de amor propio -nada normal en mi- empiezo a recriminarle que ese cartel no me obliga a nada, que ella tampoco puede obligarme a mostrar MIS pertenencias, que atenta contra los derechos del consumidor, que su petición es un abuso y que DESDE LUEGO es la empresa quien debe poner los medios suficientes para evitar el hurto... y no nosotros los consumidores....
Empieza a arremolinarse la gente en torno a mi y siento el calor y el afecto del público.
La cajera no ceja en su empeño y finalmente recurro a la palabra mágica:
-"Mira, cóbrame lo que he venido a comprar, yo no pienso enseñarte mi mochila, es más, si quieres llamo a la POLICÍA y veremos a quién da la razón si a ti o a mi..."
Es entonces cuando ella se da por aludida y no muy segura de si yo iba de farol o no, me cobra de malas maneras y ahí terminó todo.
Lo cierto es que algo había leído en algún texto dedicado al consumidor, sé que no te pueden obligar a enseñar tus pertenencias e incluso no te pueden obligar a depositarlas en consigna ya que en caso de robo de tu bolso, la empresa no se hace responsable.
¿Qué pensáis vosotr@s? ¿alguna vez os habéis visto en esta situación? ¿habéis enseñado el bolso?

10 comentarios:

Melisa dijo...

Eso significa que no te veré más comprando en el ahorra más o en el híper? :)

gemma.a dijo...

Jajajaja, fue en el DÍA...
Pero me verás, ¡vaya que si me verás! voy a ser reincidente... y la próxima vez, hoja de reclamaciones al canto.

LUCIA-M dijo...

Vaya, te felicito por tu actuación
A mi nunca me paso pero con mi carácter…..
Saber los derechos que tenemos
nos ayuda muchos en todos los casos
Gracias, por compartirlo
Un beso.

rose dijo...

Pues mira, a mi no me ha pasado pero cuenta mi tía-que vive en Sevilla-que un día comprando en Continente, pasa una gitana con un tambor de colón-obsoletos tambores de detergente-y la cajer se percata de que está abierto el precinto...total que abre la tapa y se encuentra con un queso manchego allí puesto.
Reacción de sorpresa de la gitana que grita :¡Ole mi shosho queme ha tocao un quesso!!!

Y es verídico,eh??

p.s tengo ascendente piscis...y mi niña es piscis.

Melisa dijo...

Por cierto, hoy hemos estrenado un nuevo blog que seguro que te gusta :)
http://blogs.20minutos.es/salud_y_deporte/post/2008/12/05/el-pilates-i-aaen-quao-consite-#comentarios

gemma.a dijo...

JAJAAJJA, yo es que me parto Rose.
¡Qué buena anécdota!
Tendré que ir a por el queso...
Besitos a todas y feliz puente.

Ipnauj dijo...

Una vez tuve que mostrar mis sueños.

Un gran saludo.

gemma.a dijo...

Ipnauj, si tus sueños eran como tus fotografías, bendito oficio el de cajera.

Superwoman dijo...

Me meo con lo de la del queso... y desgraciadamente, hay gente a la que no le puedes poner en ningún puesto que le dé el más mínimo poder sobre los demás porque se le sube hasta la coronilla...
Yo de todos modos creo que hubiera enseñado el bolso, lo suelo hacer casi siempre sin pensar...
Un supersaludo

Cris dijo...

A mi lo que me fastidia con las normas esas es que las cumplen sólo unos días y otros no. Vamos, que si hay que ensenyar el bolso como norma todos los días y todo el mundo pues se hace y punto. Pero lo que pasa es que hoy hay que ensenyarlo, manana no, al día siguiente ya veremos... y eso no es serio pienso yo.

Lo que me he reido con lo del queso rosina!