martes, 2 de diciembre de 2008

VIVIR SIN TI.

Me he despertado de madrugada gritando el nombre de mi hijo. No podía contener las lágrimas...
Qué pesadilla: Iba a recogerlo al colegio y de camino, me llamaba su maestra para comentarme que la próxima vez que alguien desconocido fuese a recogerlo, debería llevar la autorización firmada por mi o por su padre y el DNI:
- "¿Qué desconocido?" - pregunto.
Ella me explica que un hombre se ha llevado a mi hijo antes de la salida y aseguraba que yo le había dado mi consentimiento.
Llegamos sin respiración a la escuela y nos encontramos a la maestra preocupadísima. Nos explica que se han llevado a nuestro hijo y nos describe los rasgos del tipo.
¡No damos crédito! Su descripción no coincide con nadie conocido.
Empezamos a increpar a la maestra, a zarandearla para que nos diga que esto no está sucediendo. Yo a punto de desmayarme.... Y me despierto horrorizada por lo que acabo de soñar.
No he podido conciliar el sueño. Saber que sólo había sido una pesadilla no me ha tranquilizado tanto como esperaba.
Me he levantado de la cama y he ido a ver a mi pequeño, dormía plácidamente.
De nuevo, me he puesto a llorar. He sentido miedo de perderle, miedo de no poder protegerle, miedo a que le ocurra algo que no podamos controlar nosotros... miedo. Esa terrible sensación que se padece desde que una es madre y que debes guardar a buen recaudo en lo más profundo de tu corazón para poder vivir tranquila.
Y aquí dejo una canción de Maná, que habla de la pérdida de un hijo...o al menos hay rumores que hablan del secuestro y muerte del niño Leonardo Martínez hijo de la cantante Beatriz Adriana, primera esposa de Marco Antonio Solís (compositor de la letra).

Por cierto, ¿cómo afrontáis vosotr@s vuestros miedos?

7 comentarios:

Selvas dijo...

uuffff, yo he tenido muchas veces esos sueños y muchas veces no han sido sueños, han sido pensamientos que de repente aparecen de no se sabe dónde y son horribles. ¿Qué cómo los afronto?, suelo pensar en otras cosas, al menos lo intento, o me pongo a ver cualquier cosa en la tele, pero creo que son miedos primitivos que nos ayudan a vivir alerta para proteger la especie, si fuéramos al 100% confiados seguro nos ocurrirían muchísimos incidentes. Así que tomatelo como un entrenamiento para mantener despierto tu instinto de protección.
Un besazo

rose dijo...

la mayor pesadilla de mi vida-denuestra vida-desde que tengo a mi enanita,es sin duda el perderla,que le pase algo horrible que yo no pueda controlar.Desde q soy madre no soy capaz de ver pelis de secuestros, escuchar noticias de pérdidas de niños...se me encoje el alma,querida Gemma.
la mayor de mis pesadillas es pensar en mi vida sin ella.Sin ella no estaría viva...es la mayor consciencia que dulce y cruelmente te otorga el tener un hijo,el saber que nunca se romperá el cordón.

rose dijo...

Por cierto,buen consejo Selvas,tomo nota.El punto de vista animal...que tantas veces desbarata nuestra razón.
..
Yo tb me lo tomo como esntrenamiento,pensaré en ello en el proximo atque de pánico;))

Madre reciente dijo...

Apenas recuerdo mis sueños. Nunca tengo pesadillas. A veces es una suerte.

Pero ser madre es vivir con miedo, ya lo conté en mi primer post. Hay que asumirlo e intentar que no te domine.

gemma.a dijo...

Hola a todas,
Me ha gustado mucho tu teoría Selvas. Este impulso primitivo de proteger la especie no se me había ocurrido.
Rose, menos mal que no siempre tenemos este chip puesto ¿verdad? Como dice madre reciente, hay que aprender a que el miedo no nos domine. Pero se hace difícil no sentir ese pellizco de vez en cuando, sobre todo cuando hay tanto que perder...
Besitos de martes

LUCIA-M dijo...

Ufff que angustia leer este post,
Esos miedos de que a tus hijos les pase algo
Creo que no se superara nunca
Yo siempre, tengo miedo a eso
Tiene que ser muy duro perder a un hijo
No quiero ni imaginarlo
Me gusto esta entrada aunque
Me angustio leerla
Y la caución
Un beso.

Superwoman dijo...

SB, el viernes, en un enorme centro comercial. SM y yo haciendo las compras navideñas. El niño viene hacia mí con un paquete de pasas, le mando al carro con su padre y pienso que se quedará allí... a los cinco minutos, SM que pregunta dónde está el niño...

Curiosamente, yo que normalmente soy un mar de nervios, pienso de repente que "to el mundo es bueno, hasta que se demuestre lo contrario" y empezamos a peinar la sección de frutería, sin dejar que SG se una a la búsqueda, ya sólo nos falta perder dos... Cero pelotero... Decidimos dar un aviso por megafonía o que nos ayuden, voy a dos trabajadores que están charlando en una esquina y me dicen que le llame por megafonía. "Lo siento", contesto, "pero tiene dos años, no creo que vaya a entender de qué vamos". Y en ese momento la señorita del super me dice: "¿No será ese rubito que está escondido con algo en la mano debajo de la sección de chocolatinas?"

Moraleja: Tuvimos que pagar un huevo Kinder, pero me alegro de no haber perdido la calma... lo que tú cuentas, una putada, pero dudo mucho que ningún educador de a un hijo a alguien sin consentimiento expreso de los padres... aquí incluso no te vale el oral, tiene que ser escrito y bien escrito... Vengo de ver un capítulo de criminal detectives en el que secuestran a una hija de 22 años y lo cierto es que he llorado como una loca al escuchar al padre... y eso que era una adulta, pero no quita ni un ápice a la pena de esos padres...