jueves, 16 de octubre de 2008

REENCUENTRO

No me apetece ir a Pilates.
"Somos cuerpo"
Ya, pero estoy tan cansada hoy.
"Somos sobre todo cuerpo"
Y me da taaaanta pereza.
"Eres cuerpo"
Y al día siguiente tengo agujetas hasta en los párpados. "Eres un cuerpo sin fuerza"
Si de todos modos, aunque vaya seguiré sin tener esa FUERZA.
"Eres un cuerpo sin trabajar"
Uy! eso sí que no, con lo que yo curro.
"Eres un cuerpo mal trabajado"
Vaaaaale, me convence mi propia conciencia y voy a Pilates.
Llego. Saludo al nuevo profesor: "Hola nuevo profesor"
"Hola, soy Mr. X"- me dice el nuevo profesor del que no recuerdo su nombre.
Ya solo por su voz, lo deduzco, caigo en la cuenta diría yo: "Argentino. Bien, empezamos muuuy bien" (me vuelve loca el acento argentino)
Nos ponemos todas en situación de "respiración Pilates, metiendo siempre el ombligo para adentro". Estiramos. Balanceamos la pelvis. Nos sentamos. Volvemos a balancear la pelvis.
Subimos una pierna. Luego otra. Subimos un brazo. Y por supuesto el otro también. Sudamos. Sudamos mucho. Sudamos más. Yo toso. Toso mucho. Toso más. Empiezo a expulsar la gripe por todos los poros de mi piel. Volvemos a estirar. Nos relajamos. Aplaudimos. Nos despedimos.
Siento cada músculo ajustándose a la perfección dentro de su traje a medida. Noto mi caminar acompasado, sin tensiones, sin dolor, incluso me siento más ligera, más ágil.
Buen comienzo para ser mi primer día de reencuentro con mi cuerpo.

2 comentarios:

Selvas dijo...

Yo el domingo me reencontré con mi cuerpo, como todos los domingos, aunque esta vez no fue en pilates, donde por cierto también nos aplaudimos al finalizar (¿de donde vendrá esa costumbre?). Me reencontré conmigo y con una pared enorme, una raqueta de padel y una pelota. Lo que se suda jugando con una misma, parece mentira...
Me alegro de tu reencuentro, yo también estoy con la dieta al cuello, más bien a la cintura, y seguimos.
Un abrazo

Superwoman dijo...

Que casualidad, yo tambien me he apuntado a Pilates.
Un supersaludo